fbpx

4 octubre, 2018 - No Comments!

¿Cuál es la diferencia entre lo complejo y lo complicado?

Lo complicado se puede llegar a controlar, a conocer, a dominar, ya que es cuestión de conocimiento de la materia y capacidad de cálculo (construir un avión, o una nave espacial, es algo realmente complicado). Mientras que en lo complejo, además de lo anterior, entran en juego otras variables como son la emergencia, el azar o el caos, que introducen en el sistema una enorme impredecibilidad. Es decir, no se puede controlar de forma exacta (las personas somos complejas).

Quizá el inicio del siglo XXI esté siendo uno de los momentos de la historia de la humanidad con mayor complejidad, o al menos donde esta se muestra de forma más evidente, debido a que se produce en muchos ámbitos de la vida a la vez.

En este post escrito por nuestro entrenador Jesús Carrerras, se recogen 11 leyes generales de la sistémica que nos pueden ayudar a entender si estamos en entornos organizacionales complejos.

  1. Los problemas de hoy derivan de las “soluciones” de ayer.
  2. Cuanto más se presiona, más presiona el sistema.
  3. La conducta empeora antes de mejorar.
  4. El camino fácil lleva al mismo lugar.
  5. La cura puede ser peor que la enfermedad.
  6. Lo más rápido es lo más lento.
  7. La causa y el efecto no están próximos en el tiempo y el espacio.
  8. Los cambios pequeños pueden producir resultados grandes, pero las zonas de mayor apalancamiento a menudo son las menos obvias.
  9. Se pueden alcanzar dos metas aparentemente contradictorias.
  10. Dividir un elefante por la mitad no genera dos elefantes pequeños
  11. No hay culpa

En The Hero Camp dedicamos un módulo entero de nuestro curso de Change Makers a entender cómo el pensamiento sistémico puede ayudar a ganar perspectiva para encontrar las palancas de cambio en las organizaciones o proyectos personales.

Published by: Antonio in Change Makers

Leave a Reply